• (2019)

        “-Un picnic. Imagine un bosque, una pradera. Un coche sale de la ruta y de él baja un grupo de gente joven, con botellas, cestos de comida, radios a transistores y máquinas fotográficas. Encienden fuego, montan tiendas, ponen música. Por la mañana se marchan. Los animales, los pájaros y los insectos que los han estado observando horrorizados durante la larga noche vuelven a salir de sus escondrijos. ¿Y con qué se encuentran? Gasolina y aceite derramados en el pasto. Válvulas y filtros usados, estropajos y alguna llave inglesa que alguien olvidó. Manchas de aceite en el estanque. Y también, por supuesto, las basuras de costumbre: corazones de manzana, envolturas de caramelos, restos chamuscados de la hoguera, latas, botellas, un pañuelo, una navaja, periódicos destrozados, monedas, flores marchitas recogidas en otra pradera..

        -Ya entiendo; un picnic junto al camino.”

    Esta famosa conversación, extraída de la novela Picnic junto al camino, de Boris y Arkadi Strugatsky, describe de forma ácida pero certera, la interacción de la sociedad moderna con el entorno natural.

    Las fotografías que componen esta serie han sido tomadas a lo largo de las carreteras Panaméricana y R-40 a su paso por Argentina y Chile. La característica común de gran parte de la ruta es su baja densidad de población, lo cual permite apreciar de manera nítida e icónica las diferentes formas de apropiación del territorio, como es la división y vallado, la construcción de infraestructuras y edificaciones o, más dramáticamente, el abandono de instalaciones obsoletas u objetos desechados.

    Nuestras acciones en el paisaje parecen los restos del picnic descrito en la novela, donde nuestra necesidad de transformar el paisaje, de forma muchas veces irresponsable, produce un deterioro ambiental que resulta más patente en lugares donde la baja población hace que sus signos destaquen con mayor fuerza.

1/